Los cuatro beneficios de la espelta, el supercereal de moda

La espelta es cada vez más común en las panaderías. Poco a poco se empieza relacionar a este cereal con la dieta saludable y sobran motivos para que así sea. Se trata de un grano completo que había permanecido olvidado y que ahora, en gran medida gracias al pan, ha regresado a la mesa. Sin embargo, no solo de pan vive el hombre, y este maravilloso alimento se empieza a colar también en la repostería, como cereal con el desayuno o en barritas energéticas.

Su nombre oficial es ‘triticum aestivum’ y empezó a cultivarse en Irán hace más de 7.000 años. Durante la Edad Media llegó a Europa, donde se generalizó principalmente por su capacidad para adaptarse a climas fríos. Su era de esplendor terminó con la mecanización agrícola, que abrió camino al trigo. “Se olvidó debido a su pequeño tamaño y a lo difícil que es su panificación”, comenta Moncho López, propietario de las panaderías Levadura Madre. El panadero señala también que, debido a esta dificultad para trabajar con el grano, su precio es mayor, pero su sabor y su contenido en proteínas, grasas, carbohidratos, fibra, sodio, potasio, calcio, fósforo, magnesio, zinc, hierro y vitaminas tipo E, B1, B2, B3, B6 y B9, lo compensa.

La ‘health-coach’ Rocío Río de la Loza detalla sus beneficios para el organismo, desde ser un remedio contra el estreñimiento hasta una inyección de energía para los deportistas:

  • Es una estupenda fuente de energía para los amantes del deporte: la espelta cuenta con múltiples vitaminas y minerales indispensables en nuestro organismo, destacando las del complejo B. “Favorecen el sistema nervioso y sobre todo el metabolismo, transformándose en energía. Esto es particularmente importante si practicas un deporte de resistencia”, señala la especialista. Así, la incorporación de este producto a tu dieta saludable es aconsejable si eres de los que está preparando un 21K o un maratón.
  • Favorece una buena digestión: el consumo de espelta entera o los productos elaborados con harina de espelta integral facilitan, según Río de la Loza, las “buenas digestiones gracias a su alto contenido en fibra dietética y por su facilidad a la hora de digerirse. El gluten en la espelta tiene mayor solubilidad en el agua, quizá esta es la razón por la que la espelta es más fácil de digerir que el trigo”. Por lo tanto, este grano completo es perfecto para dejar de sufrir estreñimiento y favorecer el control del peso en dietas de adelgazamiento, pero la fibra también reduce la presión arterial.
  • Mejora la piel: Río de la Loza explica que el consumo de espelta dentro de una dieta “disminuye la aparición del acné”. En esta línea, este grano completo también favorece la desaparición de las cefaleas y ayuda en la prevención del estrés, algo que se acaba notando en la buena salud de la piel
  • Repara los tejidos del organismo: la presencia de ácido silícico y de magnesio en la espelta, dos de los nutrientes más importantes para nuestro organismo, la convierten en un alimento clave dentro de una dieta saludable. “La espelta repara nuestros tejidos y fortalece el sistema inmunológico”, incide la experta en nutrición.

Ésta es una noticia de: www.elmundo.es

Dejar un comentario

 
 
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR